Magdalena Gómez, ama de casa dice: "Este libro es una ensaladera mezclada de ingredientes aderezados, entre los que se podrían destacar la fuerza, la felicidad, el atrevimiento, la explosión de mensajes, el escepticismo, la fe, la duda y sobre todo la libertad."

Paloma Gómez Borrero cree que: "Esta escrito con el corazón, valiente y muy trabajado. Estoy casi segura que éste libro ayudará, no solo a los que tenemos fe, sino a los que la buscan"

César Pérez de Tudela, opina: "Es un libro que merece la pena ser leído para volver a consultarlo una y otra vez."

Carlos Díaz lo valora como "Que los torpes leerán éste libro sin entenderlo, los mediocres creyendo entenderlo perfectamente, los mejores a veces no comprenderán cosas.....los presuntuosos no cejarán hasta encontrar oscuro lo que no lo es y no entender lo que es muy inteligible.!

 

Así, hasta veinte valoraciones en una línea común de encontrar en sus variados y ricos testimonios, vivencias personales muy afines y cercanas a cada lector.